viernes, 6 de febrero de 2015

All you need is blog???

No encuentro justificación digna para haber abandonado mi blog ni promesa lo suficientemente fuerte para decir que no lo haré otra vez, pero creo que solo algunos podrían comprender lo complicado que se puede poner todo cuando se juntan varios factores en esto que varios llamamos crisis de los 30 o si aún no llegan las 3 décadas, los pos modernos llaman "crisis del cuarto de siglo" (por aquello de estar en la edad en la que en los viejos tiempos se solía completar con los trámites de la adultez, léase matrimonio, trabajo fijo, hogar y familia).

La cosa es que hoy en día al menos a mi me parece complicado todo, es decir, empezando por el trabajo: los "optimistas" te dicen que te conformes con ese puesto donde te piden horas y/o trabajo extra, no satisfactorio, te queda lejos y no te deja tiempo para vivir... pero todo con la promesa de que un día mejorará o simplemente terminarás por acostumbrarte, y no solo eso, uno debe estar agradecido por tener la oportunidad de trabajar ya que la situación laboral del país está difícil... ¿Es enserio? ¿Debo agradecer dejar de vivir con calidad y unirme al ejército de enfermedades múltiples causadas por estrés? ¿Debo agradecer formar parte de un país cuyos métodos para calcular el valor del trabajo son obsoletos y denigrantes? No lo creo. La gente rara vez entiende que uno no quiera ceder a todo ello porque ellos y las generaciones anteriores lo hicieron y lo hacen sin miramientos y casi siempre por cuestiones de necesidad más que por que sea lo verdaderamente correcto. Llámenme hedonista, pero creo firmemente que el trabajo tiene que generar placer y/o satisfacción ya sea a corto, mediano o largo plazo, de otra manera se convierte en una especie de costumbre en el mejor de los casos y esclavitud pagada en el peor.

La gente mayor, de las generaciones previas se pregunta qué hacen personas como yo si no es dedicarse a cuidar hijos, casarse, comprometerse, ascender laboralmente o viajar y ser felices. Los más decentes se lo preguntan en silencio mientras solo observan. Pero ¿Saben algo? Es complicado definir un rumbo nuevo cuando uno no tiene referencias o ideas claras a mano para seguir en ese aspecto... no tengo un tío que haya llegado a los 30 sin hijos ni matrimonio, no tengo una tía que haya vivido su soltería en plenitud viajando con el dinero salido de sepa dios dónde, no tengo un primo hippie escritor que viva en la verdadera filosofía de hacer lo que en verdad le gusta, no conozco a alguien de esas generaciones anteriores que se haya salido del "molde" pre establecido, no es fácil encontrar una persona exitosa que esté dispuesta a si no ayudarte, señalarte amablemente y sin recelos el camino que podrías seguir si te lo propones. Algunos dicen que se trata de "picar piedra" labrar el camino propio sin andar lloriqueando por ayuda u orientación... "Pon tu propio negocio" "Si yo fuera tú, me iría de viaje a Europa a estudiar algún idioma" "A tu edad ya estaba pagando mi casa" "Cuando yo era niño era más difícil, caminábamos 10 km a la escuela descalzos y además trabajábamos en las tardes para luego volver y acarrear el agua para bañarnos en las noches" ... Chúpenme un ovario por favor.

Pasando al tema emocional, uno se pone a hacer cuentas y el cuerpo simplemente ya no responde como antes, digo se es joven si, hay fuerza y plenitud, si, aún podemos generar masa muscular, mejorar condición cardio vascular, si, pero acercarse a los 30 por primera vez pone en el panorama el hecho de que nada de esto durará por mucho tiempo más, es decir, el reloj comienza a sonar más fuerte y la presión emocional es dura. Eso por si solo ya es presión, ya es ponerse a pensar en qué es lo que debe hacer una forajida ermitaña emocional como yo cuando el reloj suene la alarma de los 30, porque eso de ser felíz ya es tan relativo que como nadie parece tener una respuesta siquiera tentativa a esta nueva generación, uno vuelve en los pasos y piensa "¿Acaso sería más felíz en ese trabajo esclavizante y emocionalmente agotador porque tendría el dinero para irme de viaje en esos 7 días de vacaciones que me darían al año?" "¿Acaso estaría mejor con aquel tipo con el que viví un tiempo si hubiéramos hecho el esfuerzo como los abuelos quedándonos juntos a pesar de toda la mierda?" La respuesta obvia es NO. Definitivamente no. Pero es inevitable sentirse juzgado por seguir buscando.

Ser parte de la generación de las redes sociales, la inmediatez y la información tanto ayuda como estorba, es como que abriendo la maquinita o desbloqueando el aparatito, uno ya está con todos pero a la vez con nadie, uno puede asomar la cabeza al mundo de otro y darse cuenta de lo desubicado que está o de lo bien que le va en comparación. Es tan reconfortante como solitario, depende del día. Y si acercarse a los 30 años de vida no fuera suficiente por si solo, ahora mirando alrededor a tantos en el mismo momento de vida y en tan diferente espacio y situación es bastante desconcertante.

Si a todo lo anterior escrito, le agregamos una mente terriblemente hiperactiva llena de ideas dispersas, películas por ver, kilos por perder, pensamientos de todo tipo, lugar y momentos, resulta obvio que no pueda darme el tiempo ni el enfoque para visitar el blog (los blogs) que un día con tanto cariño y motivación comencé. Escribo esto a modo de disculpa más conmigo misma que con nadie y esperando que si alguien lo encuentra en el infinito espacio virtual, le sirva de algo saber que hay alguna loca por ahí pasándola medio mal, o simplemente no están solos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Eres bienvenido a explayarte:D