domingo, 12 de mayo de 2013

Código Juanito

En estado de crisis uno busca desesperadamente algo de qué aferrarse, en estados de desamor uno jura que no vuelve a creer en el amor, como sea, me pareció una buena idea compartir algunas historias semi autobiográficas que hablan de amor... y no porque no terminen en matrimonios ni en "felices para siempre" creo que sean menos valiosas. Escribir esto me sirve a mi y espero que a alguien por ahí :

15 años tenía, estaba ahí parada esperando que me dijeran a dónde tenía que ir en este supuesto tour de "integración" de entrada a la preparatoria; me sentía un poco fuera de lugar, parecía que yo tenía la vestimenta más ñoña e infantil de todos los nuevos. Por fín una chica se me acerca y me pregunta "nuevo ingreso?" "Si" Pasa el salón de ahí enfrente. Entré, e instantaneamente me quise ir, sentí que no tenía que estar ahí pero tuve demasiada pena para levantarme y ser objeto de atención de todos los que estaban. De repente, se abrió la puerta para dar paso a los recién llegados antes de que el tour diera comienzo y ahí estaba él, serio, alto, delgado, pálido, entrando sin mirar a nadie, con esa naríz que me encantó, esa mirada como con ojos hundidos... me quedé ahí, las ganas de irme se me quitaron inmediatamente y quedé estupefacta por lo mucho que me atraía ese alguien solo de verlo.

Agradecí por primera vez esas dinámicas estúpidas de "Se van a levantar uno por uno, dirán su nombre, estado civil, gustos y el salón en el que les tocó". No escuché a nada ni nadie más que mi propia voz diciendo lo que tenía que decir y de repente la suya... de alguna manera fue la primera vez que sentí que el universo en realidad conspiraba a mi favor... Arturo, grupo 461... mi grupo, me esperaban 3 años en su compañía.

Primer año: Nombre clave entre las amigas: Juanito. Las típicas miradas embobadas mientras no me mira, esperar que voltee, la oportunidad para hablarle, para saludarlo, esperar que pasen asistencia para que se externe el hecho de que nuestros apellidos van juntos en la lista, buscar su mirada, su plática, su interés, su amistad, buscar encontrarlo en el camino a casa, esperar que nadie esté tan interesada en él tanto como yo y que me gane su atención. Decirle a las amigas "mira viste? Acaba de pasar Juanito: me vió? volteó? qué hago?" Vamos a comprar para que nos vea, ¿Crees que le guste?

Un día, en una conversación y sin recordar exactamente porqué él dice "Tú eres una buena chica, una chica bien cool"... esa increíble sensación de emoción solo de verlo, de encontrar gracioso e interesante todo lo que dice...de encontrar sumamente maravilloso el hecho de que le próximo año seguiremos juntos en el mismo salón y saber porqué piensa que soy una chica tan cool.

Segundo año: La espera desespera, buscar su mirada ya no es suficiente, tengo que acercarme más, inicio el proceso de hacerme su amiga, en verdad comienza el esfuerzo por llegar un paso adelante, buscarlo, pedirle a mis amigas que sean mis cómplices absolutas, uno tras otro intentos por hacer que note mi presencia y sobre todo lo buena pareja que podríamos ser, buscar a toda costa platicar con él a solas, pero para mi preocupación enterarme de que ahora si no soy la única con la misma misión de atraer su atención, de repente una chica le entrega una carta, confesándole sus sentimientos por él y yo solo muero de terror de que se le ocurra corresponderle... Maldita Aleany... para empezar ¿Qué nombre es ese? Aleany...

Soy afortunada, él decide que la chica de la carta no le interesa y por lo tanto de una vez que comienzo a apretar seriamente los esfuerzos por acercarme a él. Horas, horas de pláticas resultan de mi esfuerzo, Nirvana, The Doors, Metallica, Rolling Stones.... es rockero!!!!! su perro, sus hermanos, sus papás, sus amigos que a veces no nos dejan estar a solas, sus ganas de perforarse la ceja, la lengua... al fin siento que estoy llegando a algo. Mi amiga y yo tenemos un plan, siempre que nos vamos, lo encontramos en el mismo lugar en la misma estación del metro, esto es un maratón, no un sprint, cada día que pase él notará que estamos ahí, lo saludaremos con una singular alegría fuera de lo normal hasta que un día decida acercarse... los días pasan, siento que voy bien, algo me lo dice, lo que a su vez me hace sentir aún más desesperada; saco cuentas y esto es demasiado, llevo ya dos años obsesionada con el hecho de que él, mi "Juanito" es el indicado, ignorando lo demás que hay a mi alrededor... y entonces pasan dos eventos determinantes, dos acontecimientos que aceleran y entorpecen el rumbo de las cosas.

Un día escucho a sus amigos platicar, hablan de él, de que desde equis día ha estado triste y "bajoneado" por lo de... no alcanzo a oir bien, de repente veo que la cosa va seria y como quien no quiere, le pregunto a su mejor amigo "Oye qué es lo que le pasa a Arturo?" y entonces pasó, fue la primera vez que sentí ese vacío enorme y que se me movía el piso, empecé a escuchar la voz del mejor amigo a lo lejos... lejos .... lejos, empecé a caminar por inercia en mute absoluto repasando las palabras "...es que desde siempre se ha vuelto loco por Ana y hasta ahora le dijo y ella lo bateó..." DESDE SIEMPRE, desde que la conoce... desde que yo lo conocí... sé que mis amigas están en pánico por mi reacción, sé que están detrás de mi tratando de deshacerse del mejor amigo para que yo pueda tener espacio de sentir lo que necesite sentir... camino y camino, sé que ellas vienen atrás de mi literal mordiéndose las uñas y preocupadas... dicen que me puse blanca, de repente llegamos a un jardín que siempre cruzamos camino al metro y ahí, de la nada me solté a llorar como nunca. No me percataba de lo mal que lloraba hasta que volteé a ver las caras de pánico y simpatía de mis amigas, como quien ve a alguien que acaba de perder un familiar... sin saber qué hacer ni qué decir. Luto nacional.

Pasaron las semanas con mi cara de tristeza, intentando seguir sonriendo con la misma naturalidad a la hora de saludar a "Juanito" de repente no me quedó de otra, nuestra amistad estaba empezando a nacer de verdad y decidí con todo el dolor de mi alma abordar el tema de Ana... She´s a rainbow de los Stones quedó marcada en el peor de los sentidos después de ese día, lo que para mi parecía el maquillaje más burdo e inecesario a él le parecían ojos de arcoiris, le parecía que era digna de recordar con las notas características de "She comes in colors every day... she combs her hair, she´s like a rainbow". La odié.

Segundo acontecimiento determinante: Él, el mejor amigo de Juanito que me había contado lo de Ana, decide que es momento de confesarme que lleva un tiempo enamorado de mi. Me fui de espaldas, siempre había sido muy lindo conmigo pero nunca pensé que ese fuera el trasfondo... no supe qué hacer, mucho menos con todo lo que estaba pasando con Juanito y la situación de Ana, en realidad yo no quería involucrarme en algo con el amigo porque ...en verdad era mi amigo, lo quería mucho como tal y nunca llegué a verlo con esas intenciones, y definitivamente no quería tener algo con él bajo las circunstancias de tristeza en las que me encontraba. Me fui dificil todo ese asunto en lo emocional.

Pasó y pasó el tiempo, algo seguía dentro de mi y era necesario matar ya con esa situación... decidí escribir una carta, me senté y me tomé el tiempo del mundo para describir la situación de principio a fin, le puse santo y seña de lo que sentía por él.

Me armé de valor y de una estrategia, ese día debí tomarme un litro de café para juntar la fuerza y enfrentar lo que se avecinaba. Mi amiga y yo lo esperaríamos en la estación del metro de siempre, cuando pasara yo le haría señas para que se acercara y entonces mi amiga argumentaría que tenía que ir a recoger algo para luego volver (y obvio saber el desenlace de todo) en ese rato de su ausencia yo le entregaría la carta a Juanito y le pediría que la leyera ahí mismo.

Ahí viene Juanito, lo llamo, mi amiga se disculpa y se va inmediatamente, entonces le digo que hay algo importante que quisiera decirle, pero me sale mejor por escrito, entonces le pido que se siente a mi lado y que le daré una carta donde le explico todo, que la lea y luego me diga qué piensa. Los 8 minutos más largos de mi vida. Su cara se ilumina con la sonrisa más sincera del mundo y con cara de gusto me dice algo como "Ay es que ... gracias, no sabes lo mucho que me halagas, es que una chica como tú... y un chico como yo...(sonrie) GRACIAS DE VERDAD, es más..." se levanta, saca un pedazo de papel de un cuaderno y anota su número de teléfono en él. "Para que me llames cuando quieras". No sé cuanto tiempo pasó desde que se fue mi amiga porque de repente apareció; él lo tomó como su señal de salida y con una sonrisa enorme enorme, me dio el abrazo más sincero, apretado, cariñoso y esperado del mundo. "Platicamos después" me dijo antes de irse. Mi amiga lloró.

Esa incertidumbre me mató, mi instinto me decía que lo que había pasado era definitívamente bueno pero no sabía qué hacer ni qué pensar, los siguientes 2 o 3 días nos saludamos un poco más amablemente que de costumbre y una tarde, el mejor amigo se acercó a mi con una cara un poco triste "tienen mi -bendición-". Mi cara fue de signo de interrogación, a qué se refería? No pasé mucho sin saberlo, por la tarde ese mismo día, Juanito se acercó a mi en la misma estación del metro de siempre, me llamó aparte de mi amiga y me dijo ahí, en el lugar poco probable para un romance, en unas escaleras grises abarrotadas de gente "ehhh ya sabes no?" No no sé. Nervios al cien. "Ehhh es que bueno hoy hablé con mi amigo y ... pues ya sabes" Me tapé la boca para ahogar el grito de prometía salir. "¿Quieres ser mi novia?" FELICIDAD ABSOLUTA. 2 años culminados en ese momento mágico de absoluta armonía con el universo.

Y fuimos compañeros cósmicos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Eres bienvenido a explayarte:D