sábado, 25 de junio de 2011

Cuando una playera hace la diferencia...

En un universo paralelo, hoy estaba en el gimnasio haciendo cardio, en eso llegó el chico de mis sueños y como siempre lo miré de reojo con ensoñaciones ridículas en las que nos hablábamos y caíamos super bien; luego en ese universo irreal me iba a un aparato casi al mismo tiempo que él... entonces decidía en un ataque de valor que hoy era el día y que tenía que hablarle YA, que ya era hora de acercarme por primera vez de manera un poco más directa más allá de la sonrisita amable de alguien a quien reconoces haber visto más de 3 veces; y entonces tomaba como pretexto algo insulso, un elemento que probablemente de no haber estado no me habría dado pie a las palabras... sentía su presencia detrás de mi a escasos metros, apagué la música de mi celular, me paré por mi botella de agua a la vez que él pasaba justo frente a mi y se ponía a hacer abdominales ahí, en el aparato más cercano a donde había dejado mi botella, entonces tomaba eso como una señal: ahora o nunca.

Tomaba mi botella despacio, bebía leeento, entonces lo miraba con obviedad mientras él hacía como que no me veía incluso cuando me tenía de frente, y de ahí surgieron las palabras "Oye está genial tu playera" se quita los audífonos y me dice "¿Cómo?" "Que está genial tu playera, está increíble" "Ah gracias" "¿Dónde la compraste? No la había visto" Hace cara de sorpresa como de que no esperaba que notara lo especial de su playera y detiene sus ejercicios para pararse y platicar mejor "No, de hecho si la vendían aquí" "¿Ah si? Nunca la vi, esa la compraste en Alemania seguro" "No, en España" "Ahh con razón nunca la vi aquí" "Si pero si la vendieron aquí, es que es de la eurocopa 2008" "Ah órale, pues está genial eh" "Ah gracias!" Sonríe, sonrío. "Nos vemos" " Nos vemos".

Me tiemblan las piernas mientras me alejo caminando hacia los vestidores, me explota una sonrisa descomunal en la cara y me late el corazón más rápido que en mi sprint más intenso del cardio.

Y lo que más me hace orinar de emoción de ese diálogo ocurrido en un universo paralelo es que fue real... si, aunque no me lo creo aún y lo siento como algo irreal e increíble salido de mis sueños... sucedió. Y ahora sonrío y agradezco porque el día que decidí juntar valor él decidió usar el elemento detonador de mis palabras: la playera de la selección alemana de futbol de la eurocopa 2008 con el número 7 en la espalda y el nombre del rubio más insípido del equipo Bastian Schweinsteiger... Deutschland Deutschland über alles!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Eres bienvenido a explayarte:D